Inicio > Agenda > Allá lejos y hace tiempo


Allá lejos y hace tiempo ...

Publica aquí tu colaboración

SECCIONES
Comida
Bebidas
Cigarrillos
Escuela
Juegos y Juguetes
El Hogar
Propagandas
Expresiones
Arte: Música, Pintura, etc.
Literatura, Prensa y Publicaciones
Televisión
Radio
Cine
Teatro
Deportes
Transporte
Flora
Fauna
Moda y Vestimenta
Enfermedades y remedios
Comercios y empresas varias
Usos y costumbres
Glosario: lunfardo, uruguayismos, etc.
Carnaval
Dinero
Música
Símbolos Patrios
Otros
Por Departamento
Anécdotas
.

Mensajes Varios

PÁGINA PRINCIPAL

Enfermedades y Remedios

- Las alergias producidas en primavera por los plátanos que hay por muchas ciudades de nuestro país, especialmente en Montevideo.
- El carbunclo
- El sarampión
- La culebrilla
- La tenia saginata
- Falso crup
- Pasmo

- El mal de Chagas
- La Polio
- La viruela
- La varicela
- Las paperas
- La quinta
- Empacho
- Sabañones
- Tos convulsa
- Cayos

- Los "sapitos"
- Las amigdalitis y las operaciones de las amígdalas (cuando te operaban comías un montón de helado)
- El empacho.
- La ortodoncista y los "aparatos"

- La señora que nos "tiraba el cuerito" para el empacho.
- Agua de alibour
- Leche de magnesia Philips y Magnesia efervescente El Cosaco. 
- Sal de Fruta ENO
- Ventosas
- Alcanfor
- Cataplasma
- Aceite de hígado de bacalao
- Aceite de Ricino
- El Evanol (para dolores menstruales)
- Enema
- Las Jeringas Reusables
- La penicilina
- Dazolín

- La pomada MINANCORA, brasileña, muy usada en zona de frontera (también en Montevideo). Es una maravilla (con fuerte olor a alcanfor). Curaba, y cura, todo en la piel. Cuando era chico era una lata metálica amarilla, ahora es de plástico. (enviado por Gilberto Silva)

- Las aspirinetas
- La Paratropina
- Líquido Carrel - Desinfectante
- La Violeta de genciana
- Unos granos de sal gruesa para los "sapitos" o llaguitas en la boca.
- Recuerdo que cuando era niña y estaba enferma, me ponían en la cama una bandeja con patitas y un montón de libros para pintar y cosas para leer.
- Recuerdo la cabeza de "Geniol" llena de clavos en las farmacias
- "Yastá, la frescura interior"
- "Amargo, amarguísimo, pero cómo cura el hígado...", decía el aviso de un remedio cuyo nombre no recuerdo
(enviado por mariano shifman)
R: El "Amargo, amarguisimo, pero como limpia (no cura) el hígado" al que se refiere Mariano Shifman era el "Té 5 Cerros" de La Flora Indigena. (enviado por Alejandro Yabes)
- Cuando te enfermabas de la garganta el antibiótico preferido de los Pediatras era la Terramicina en jarabe que era ¡¡¡¡asquerosa!!!!. La tuve que sufrir varias veces. (enviado por Beatriz Bello)
- El papel astraza lo calentaban y te lo ponían en el pecho, abajo de la camiseta, cuando estabas mal del pecho.
(enviado por Julio Olivera)
- El Mercurio Cromo (enviado por Patricia)
- Las Gasas Tul Grass (similares a las de propóleo de hoy)
(enviado por Patricia)

- El vaso de agua en la cabeza, para curar la insolación. Cuando el agua hacia globitos, te sacaba todo el calor de la cabeza. Hoy, viviendo en Estados Unidos, muchas veces he practicado esa cura. Incluso le dio resultado a amigos de otros países, que no la conocían para nada.
(enviado por Mary)
- El pañito con alcohol en la barriga para calmar el dolor de "panza". (enviado por Betty)
- Mi madre, cuando tenía catarro o los bronquios mal, me ponía semillas de Lino, previamente calentadas y envueltas en un paño en mi pecho y eso actuaba como expectorante. Además para trastornos estomacales el membrillo es bueno, en dulce mejor. (enviado por Luis Amarillo)
- En Argentina, cuando teníamos diarrea, tomábamos "Estreptomagma", un jarabe rosado. (enviado por Ana G.)
- Cuando éramos pequeños y teníamos algunas cortadas que no dejaban de sangrar, ella quemaba un pedazo de papel y después de que soplaba para apagarlo nos aplicaba el papel quemado en la cortada y paraba el sangrar inmediatamente. Yo he practicado esto con mis hijos y mi familia, y es increíble el resultado. Dejará una costra negra muy fea, pero no deja cicatriz cuando se cae. (enviado por Ginita)
- Por la década del sesenta, en el Hospital Maciel, la capacidad de sus salas era tal, que no sólo se ponían catres en el corredor central de la sala, sino que en los mismos pasillos del Hospital se colocaban camas para los pacientes que estaban en mejores condiciones.
La mayoría era gente del interior y pasaba internada largas temporadas, ya que era impensable que su recuperación total pudiera realizarla en su domicilio.
Un día, mi madre, médico de ese Hospital, comentó: "Hoy pasó algo extraño, es la primera vez que veo un señor que se interna y trajo su propia ropa de cama". Era un jubilado que no podía pagar la mutualista. A partir de entonces, pasó a ser común que ingresaran al Maciel los pacientes que hasta hacía poco podían abonar una cuota mutual.
Da para pensar, que la crisis de la que tanto se habla, estaba instalada, estructuralmente en nuestro país, mucho tiempo antes que fuera percibida por la inmensa mayoría.
(enviado por Serrana)
- Seguramente a nadie se le habrá ocurrido una solución tan eficaz y sencilla ante esos ataques fuertes de hígado que aparecen después de una gran comilona o ágape desaforado, después de los cuales nos arrepentimos de haber comido y bebido tanto.
Simplemente se prepara un TE DE OREGANO, de la misma forma en que se prepara cualquier infusión de yuyos. Les aseguro que es muy efectivo, y, al contrario de lo que en principio pueda parecer, es una infusión muy rica, suave y arómatica. Se los recomiendo.
(enviado por Marko Aurelio)
- Creo que se debe aclarar que la "Cadena de la Salud" no era un programa militar, ni nada parecido, sino que por el contrario era, mensajes sobre salud en general preparados por el Departamento de Educación Sanitaria del M.S.P.
Comenzaba con la musica de las "cuatro estaciones de Vivaldi" (primavera) y mediante una serie de diapositivas se brindaba un servicio sumamente importante a la población sobre cómo preservar la salud y que hacer frente a diferentes síntomas, así como la prevención y la higiene en la vida diaria. El ciclo se emitía en todos los canales (por eso lo de cadena) los dias martes y jueves a las 19:01 minutos, por más de 8 años consecutivos.

(enviado por rsilva@msp.gub.uy )
- Un remedio casero para la tos era el jarabe de remolacha. Se dejaban las rodajas de remolacha toda la noche "al sereno", creo que con azúcar, y el jugo que largaban se tomaba como jarabe. Atestiguo que era superefectivo.  (enviado por Alejandro Yabes)
- ¿Quién se acuerda de las ventosas? Eran como vasitos de vidrio que se calentaban con un algodón encendido impregnado en alcohol, que te ponían en la espalda.
- El té de salvia, para la tos.
(enviado por Nicolás)
El aceite de hígado de bacalao que era inmundo, pero me daban una cucharada por día como fuente vitamínica (Vitamina B12) (enviado por Eduardo Ruiz)
- Como pomada para las infecciones cutáneas y no tan solo las paspaduras como rezaba el prospecto, estaba la Dr. Selby curativa. En Norteamérica el equivalente se llama Desitin, pero la otra era mejor, con más ingredientes. (enviado por Richard)
Estoy buscando remedios caseros para la culebrilla. He leído desde yerba yoco-yoco, aceite de oliva, sábila/aloe, zumo de yerbabuena y cataplasma de la hojas de yerbabuena con migajón de pan y miel, hasta tinta china... Y claro, ir al médico... (enviado por Viviana Rolon)
- Algo muy típico del Uruguay de los 50´s era el huevo crudo con malta que nuestros padres nos hacían tomar para "fortificar" nuestro crecimiento. El huevo había que tragarlo entero mientras flotaba en el vaso de malta, que casi siempre era Montevideana.
Aquí en Venezuela donde resido, he intentado que mis hijas lo tomen pero no he tenido exito.
(enviado por Humberto Pagliarini)
- Para la tos, el jarabe "Debré" (no sé si estará bien escrito)
- La sal de frutas en tabletas "Sonrisal"
- El "Untisal" para los dolores musculares
- En una época en que había algo así como una epidemia de forunculosis colocaban sobre el grano una hoja de una planta llamada palán-palán y decían que con eso se aceleraba el proceso.
- La vacuna para la polio (anterior a la Sabin) que era inyectable y dolía un montón

(enviado por Ana María Casagrande)
- La hoja de tártago impregnada en aceite tibio, para cuando tenías bronquitis. Te la colocaban en el pecho debajo de la camiseta. Y cuando te dolía un oído, nada mejor que una gota de aceite comestible tibia, o de lo contrario, te soplaban humo de cigarrillo adentro del oído a través de un cartucho de papel. (enviado por Jorge W. Betancort)
- Para las personas que tienen triglcéridos en la sangre, tomar el extracto de la berenjena, un vaso diario en ayunas durante quince dias (enviado por Chinito)
- Cuando era chica, en Corrientes, tuve sarampión, y mi abuela me preparó un té con azúcar del campo y borraja. Era tan rico que pedí más y mi hermana se rió y dijo que era caca de perro. En realidad el azúcar del campo es caca de perro seca (blanca) pero muy efectivo. Nunca más lo volví a tomar. (enviado por Isabel Bordón)
- En una vieja boleta de pedidos, encontré estos "remedios": calomel al vapor, miel rosada, alcoholato de garús, gotas amargas de baume, naranjas amargas, nuez de kola, tintura de benjuí, alcohol mentolado, extracto de raíz sagrada?, y otra sarta de ilegibles borrones de tinta que andá a saber para qué dolencias servían. (enviado por José)
- Estuve mirando las bebidas de otras épocas. Todas recordables y que llevan al pasado y a la niñez. A mi, cuando me enfermaba (de lo que fuera) automáticamente me empezaban a dar té con leche sevido en un tazón y con una bombilla (para que no volcara en la cama) y si era verano, malta, avena con leche bien fresquita o un delicioso jugo de uvas embotellado del que no me acuerdo la marca. La botella era de vidrio y tenía un litro (que se iba volando!) El té con leche era horrible y fuerte, porque se hacía con el té de hojas. Por supuesto, no existían los saquitos. (enviado por Daisy)
- No sé si se acuerdan de un tónico casero que se hacía con huevos enteros que se maceraban con jugo de limón durante varios días y luego se colaba y se le agregaba azúcar y vino garnacha, un vasito antes de las comidas. Creo que era asi. Si alguien lo recuerda mejor, que escriba.
(enviado por Esther Lombardo)
- Para curar la culebrilla debía tomarse un vaso de agua e introducir unos pastitos y recitar lo siguiente mientras se castigaba en forma de cruz las pústulas de la culebra 3 veces con 3 pastitos y se los tiraba a la espalda Oración: "Yo iba por un caminito y me encontré con San Pablo, me preguntó qué tenía. Le contesté que culebrero, que con qué se curaría? Me respondió San Pablo: Con agua de la fuente y rama del monte". 
Se rezaba un Padre Nuestro y se le pedia la bendición para el enfermo. 
Así lo vi curar muchísimas veces por mi madre.
Ahh, esto se hacía por 3 días consecutivos.
Había otra afección de la piel que no era culebrilla y que daba una picazón terrible. Se curaba con agua y azúcar.
Recuerdos de allá lejos y hace tiempo.
(enviado por Mary Cristina Iguini)
- El Vick Vaporub, cuando tenías tos o bronquitis, te frotaban el pecho con eso y te ponían un trapito seco arriba. Tenía un rico olor a mentol, bien fuerte. No se si ahora se volvió a fabricar. Creo que sí existe en Argentina. (enviado por Margarita)
- Estaba prohibido tomar agua estando transpirado, porque te podía dar un "pasmo". De ahí sale el dicho: "Es más malo que tomar agua sudado". (enviado por Alejandro Yabes)
- Remedio infalible para la cura de sabañones: mearse los pies. Los hombres no teníamos demasiado problema, pero habría que ver a las doncellas zapateando para embocar el chorrito.
- En Mar del Plata las nebulizaciones se hacían colocando en una olla con agua caliente hojas y "coquitos" de eucalipto, aspirando los vapores con la cabeza cubierta con una toalla.
 
(enviado por Patricio Dillon)
- Cuando éramos niños nuestros padres no daban Tosantil, para la tos, era riquísimo, tanto así que fingíamos tener tos para que nos dieran más.
- La Leche de Magnesia de Philips, ésta no era tan rica.
- Pomiglos, crema curativa.
- Barritas de azufre para los dolores del cuello.
(enviado por Alfredo Morena)
- ¿Se acuerdan de las ventosas que se ponían para los dolores en la espalda? ¿y las botas SIETE LEGUAS? (enviado por Julio Nuñez)
- ¿Conocen la pomada La Madre o pomada Madre que se usaba para granos, forúnculos, barritos, etc., etc., etc.? (enviado por Gustavo Andres Marotta) 
- Para el asma en un frasco alcohol, alcanfor y ruda. El asma no se te pasa pero los mosquitos no se te acercan. Me mataban con eso de chico.
- La pomada MINANCORA te la ponían para todo, en una latita naranja.
(enviado por Raúl)
- Para las tos, PASTILLAS DEL DR. ANDREU...eran unas marrones que venían en cajitas de lata.  (enviado por Jorge)

 

Volver a la Página Principal de La Agenda

Si desea comunicarse con la administración de LA AGENDA, presione aquí.